Los cansados

Me lo recomendó una amiga, madre de varios adolescentes, alguno bastante díscolo. Me dijo:
-¡Qué pena no haberlo leído antes de que mis niños dejaran de serlo! Seguramente los hubiera entendido más y me hubiera agobiado menos.

Y una vez que lo he leído, puedo certificar que interesa mucho hacerlo en cualquier momento, porque es un libro precioso, pero especialmente antes de que nuestros hijos se rindan a la horizontal o sus diálogos se reduzcan al tamaño de un monosílabo. Antes de que entren en esa etapa de la vida en la que los adultos nos volvemos insoportables.

La crítica lo ha alabado y podemos leer en la solapa de su contraportada comentarios como el siguiente: “Los cansados hace reír y hace sufrir porque revela nuestros sentimientos más profundos: por un lado, el sufrimiento por estar perdidos, casi derrotados, delante de esa montaña altísima, pero tumbada en el sofá, que es esta juventud que no tiene siquiera la necesidad de rebelarse; y por el otro, la comicidad que se halla en las cosas propias de la adolescencia”.

En fin, 146 páginas que se leen en un abrir y cerrar de ojos, porque la novela te atrapa. Y aunque el autor “tiene una mirada implacable hacia los hijos y hacia los padres, y narra los conflictos, las ocasiones perdidas, el sentimiento de culpa”… no desesperen, la adolescencia pasa.

Fernando García

Los cansados. Michele Serra. Alfaguara. Madrid. 2014.

http://www.alfaguara.com/es/libro/los-cansados/