Juan Belmonte, matador de toros

Manuel Chaves Nogales es, sin duda, una de las grandes figuras literarias del siglo XX español que hasta hace poco había permanecido en un segundísimo plano. Representa, además, una simbiosis muy hispana entre las actividades de mayor elevación humanística y los productos de masas como el periodismo. La unión de filosofía y periodismo (Ortega y Gasset, Unamuno, Eugenio d’Ors…) o literatura y periodismo (Larra, Julio Camba o el propio Chaves Nogales) han sido muy frecuentes en España.

De la pluma de este fantástico escritor sevillano surgió la que ha sido considerada por todos como la mejor biografía de la literatura española “Juan Belmonte, matador de toros” que fue, sí, fruto de esa simbiosis entre el periodismo y la literatura. Apareció publicada por entregas, como otras obras de Chaves Nogales, en la revista Estampa en 1935. Con un estilo ágil y desenfadado el escritor sevillano toma la voz de Juan Belmonte para trazar en primera persona toda su vida, en un ejercicio de falsa biografía que se ha convertido, irónicamente, en una referencia del género en nuestra lengua.

Juan Belmonte fue un auténtico revolucionario del mundo del toreo. Llevó al toreo a un nivel superior. Abandonó la idea del toreo según la cual torear consistía en evitar las embestidas del toro para adoptar una postura estática en la que el secreto no era que el torero evitara al toro sino en que lo manejara sin ceder ni un palmo de terreno. Él mismo lo resumía con una sencillez implacable pero también pretendiendo dar al toreo un nivel casi metafísico.

 “Yo no me quitaba, el toro tardaba en matarme, y los entendidos, en vez de resignarse a reconocer que era posible una mecánica distinta en el juego de la lidia, se pusieron a dar gritos histéricos y a llamarme hiperbólicamente “terremoto”, “cataclismo”, “fenómeno” y no sé cuántas cosas disparatadas más (…) los toreros no tienen que matar los toros a puñetazos (…) el toreo es un ejercicio espiritual, un verdadero arte…”

 De ahí que su toreo se convirtió en el símbolo del valor, la pericia y la elegancia taurina. Juan Belmonte pasó así a ser toda una figura internacional y protagonizó una época dorada de la tauromaquia en la que sus duelos con Joselito dividieron a toda la afición y llevaron el toreo a otra dimensión. El de Belmonte fue un estilo que,  con sus altibajos, ha influido hasta nuestros días. El propio José Tomás se ha declarado discípulo de Belmonte. Y lo dice la última gran estrella taurina en una España, aparentemente, post-taurina o directamente anti-taurina, el mismo que es capaz de encerrarse con seis toros en una misma tarde en plazas con todo el papel vendido muchos meses antes.

 Aunque la biografía gira en torno al mundo del toreo no hace falta ser un amante de la tauromaquia para disfrutarla, de hecho, se cuenta que al propio Chaves Nogales no era un gran entusiasta. La visión que tiene del toreo y, sobre todo, la magnética personalidad y forma de ver las cosas del propio Belmonte hacen de esta obra una referencia casi obligada.

 

Carlos Goñi Apesteguía

 

Ficha Técnica:

Título: Juan Belmonte, matador de toros.

Autor: Manuel Chaves Nogales

Editorial: Libros del asteroide

Año: 2013

Páginas: 376.