El palacio de los sueños

El Palacio de los Sueños, Tabir Saray, es un organismo estatal encargado de registrar los sueños de los súbditos del imperio otomano e interpretarlos en busca de conspiraciones. Entre las cuatro paredes de su hermética sede una legión de grises funcionarios se dedica a seleccionar, clasificar e interpretar los sueños de toda la nación. Los ciudadanos son obligados a recordar sus sueños y ponerlos por escritos por muy fantásticamente oníricos o absurdos que parezcan. El objetivo es buscar El Sueño que refleje la conciencia del pueblo y permita al Estado adelantarse o cambiar el rumbo de la historia.

Mark-Alem, un joven albanés miembro de una de las familias más importantes del imperio, consigue entrar a trabajar en el Tabir Saray. En poco tiempo experimenta un ascenso meteórico hacia los puestos más nobles del Palacio. Poco a poco Mark-Alem va descubriendo que su entrada en el Tabir Saray y su rápido ascenso no son fruto de la casualidad sino de una estrategia más amplia en pos de la supervivencia de su familia. Sin saberlo, de su tediosa labor en el Palacio de los Sueños depende el destino de toda su estirpe familiar.

En esta obra Ismail Kadaré hace una reflexión sobre el afán de control por parte de los sistemas totalitarios. En el caso de Kadaré no estamos hablando de un profano en la materia. Vivió de primera mano la ocupación nazi de su Albania natal, aunque siendo todavía muy niño, y experimentó lo que fue vivir bajo el régimen comunista de Hoxha. Con estas experiencias Kadaré lleva al extremo no sólo el afán de control de los regímenes totalitarios sino también el temor de estos regímenes que llega hasta la paranoia. El afán por registrar los sueños e interpretarlos demuestra que, en el fondo, todo régimen totalitario es de una fragilidad extrema hasta el punto de que aspira a controlar hasta los impulsos inconscientes de sus ciudadanos hacia la libertad.

Ficha técnica

Autor: Ismail Kadaré
Editorial: Alianza Editorial
Número de páginas: 232.

Carlos Goñi Apesteguía